Rejas para ventanas correderas

Las rejas para ventanas pueden ser catalogadas de muy distintas maneras, pueden ser catalogadas por su tipo de instalación, por su material, por el uso que se le vaya a dar a las mismas y por muchas otras variables y consideraciones que nos pueden hacer distinguir entre un tipo de rejas y otro tipo de rejas. Aquí vamos a ver un poco de todo ello y sobre todo vamos a fijarnos en las rejas para ventanas correderas.

Ventajas de rejas en las ventanas correderas

Las rejas pueden aportar estética a una ventana y, sobre todo, pueden aportarle seguridad. Las rejas son uno de los principales elementos de seguridad en una ventana y ello hace que las mismas sean uno de los sistemas de seguridad más demandados para ser ubicado en una ventana.

Más seguridad

Tal y como se ha mencionado, las rejas para ventanas de todo tipo y, por supuesto, también las rejas para ventanas correderas aportan una seguridad inmensa a cualquier ventana que decida instalar unas en su seno.

Uno de los sentidos en los que aporta seguridad las rejas es más que evidente, las rejas impiden el acceso físico a su domicilio, a través de las mismas pero ¿en qué otros sentidos las rejas aportan seguridad a una ventana? Veamos más sobre este asunto en las siguientes líneas.

Mayor resistencia

Tal y como se ha dicho, el impedir el acceso físico a través de una ventana con rejas es uno de los principales valores que aporta una reja, las mismas actúan como muro físico, como punto de resistencia ante alguien que quiera colarse por la ventana, ante una caída accidental y mucho más. Por supuesto que una reja es posible de violentar (nada en la vida ofrece una seguridad absoluta), pero sin ningún tipo de lugar a dudas si se dispone de unas buenas rejas para ventanas correderas las mismas no son nada fáciles de violentar y suponen un escollo importante para cualquier ladrón que quiera entrar a robar.

Pero, tal y como se ha mencionado, una reja aporta mucho más que la –ya de por sí importante- seguridad física entendida como un impedimento material para atravesar la ventana existen otros dos aspectos que determinan el gran valor de seguridad que aporta una reja: por un lado, se tiene que tener presente el valor del ruido que se debe realizar cuando se quiere sabotear una reja y, por otro lado, se tiene que tener presente el valor disuasorio general de las rejas, profundicemos en cada uno de estos aspectos un poco más detalladamente.

Más ruido

Una reja supone un escollo físico para un ladrón, pero también supone un escollo que le obliga a realizar ruido si quiere violentar a la misma y ello conduce al valor de, por un lado, retrasar el tiempo que necesitará el caco para lograr entrar por la ventana y, por otro lado, el valor que supone a modo de alerta ese ruido. Al requerir realizar ruido probablemente se alertará a quienes se encuentren en el hogar, a los vecinos o bien a quien sea y eso limitará las posibilidades de éxito de los amantes de lo ajeno.

Y de forma entre ligada a lo anterior debe hablarse del valor disuasorio de las rejas para ventanas correderas, y en el efecto disuasorio de las mismas entran en juego tanto el nivel de ruido que se tiene que generar para atacar una reja, como el escollo físico en sí mismo que estas suponen. El valor disuasorio es enorme, en las siguientes líneas veremos los motivos para que ello sea así.

Más esfuerzo

Tal y como se ha mencionado, por robusto que este sea, ningún sistema de protección y de seguridad es inviolable al cien por cien. Ni la reja más fuerte, ni la armadura más resistente ni la caja acorazada más rimbombante están a salvo de ser violentadas. Siempre habrá técnicas, mecanismos y sistemas para lograr asaltar cualquier sistema, pero lo que se debe lograr en el ámbito de la seguridad es el mayor nivel de seguridad posible y eso es lo que nos ofrecen las rejas.

Obviamente, si grupos criminales organizados y con material y estructuras paramilitares quieren asaltar un lugar es muy probable que terminen por conseguirlo finalmente, pero el gran común de los ladrones no estará equipado para ello y en la mayoría de los casos aunque lo pudieran estar si se encuentran un posible objetivo suyo protegido con rejas que les supone asumir más riesgos preferirán apostar por otro objetivo que no esté protegido con rejas y que les permita asumir menos riesgos.

De lo anterior se desprende el alto valor disuasorio de las rejas para ventanas correderas, evitan en gran manera la posibilidad de que nos entren a robar pero ciertamente no la eliminan por completo pero sin lugar a dudas disuadirán a una gran mayoría de aquellos que quieran entrar a robar en el hogar o donde fuere que estas rejas estén instaladas.

Persianas Valencia solo trabaja con las mejores rejas para persianas correderas

Las mejores rejas para las persianas correderas

Más aspectos a tener en cuenta en las rejas

Y más allá de las ventajas que ofrecen en materia de seguridad las rejas para ventanas correderas debe tenerse presente que las mismas juegan en muchas ocasiones otro nivel de seguridad muy diferente al que se ha especificado pero que tiene un valor incalculable para las personas que habitan en el hogar.

Evitar caídas dentro de casa

Tal y como ya se ha adelantado, proteger contra el robo y el acceso de personas indeseadas de todo tipo es uno de los grandes valores de las rejas para ventanas correderas pero existe un tipo de seguridad no tan visible pero tan o más importante que también debe conocerse y profundizar en el mismo, y no estamos hablando que de otra seguridad que la de la protección que nos ofrecerá para niños, ancianos, personas sonámbulas, caídas de objetos accidentales, etc.

Las rejas se pueden convertir de una necesidad imperativa por ejemplo si se tienen niños pequeños. Los pequeños puede ser que jugando o haciendo alguna travesura típica de su edad decidan libremente asomarse por la ventana. Evidentemente ello les puede poner en un grave riesgo y las rejas para ventanas correderas son uno de los mejores métodos para evitarlo.

Más allá de caerse por la ventana puede evitar que los niños lancen por la ventana algún objeto o juguetes, ello -además de todas las consideraciones que pueden hacerse al respecto- incluso puede llegar a ocasionar un gran problema si ese objeto o juguete impacta en alguna persona que ese momento pasa por el lugar, en algún coche que se encuentra estacionado, etc., etc., etc. Para prevenirnos de estos riesgos colocar rejas en la ventana también podrá ser una de las mejores soluciones, una de las mejores medidas a tomar.

Amplio catalogo de rejas para elegir

Por supuesto, habrá quien piense que los niños siempre podrán lanzar algún tipo de objeto por la ventana, cierto que ello es y una vez más el riesgo al cien por cien no se podrá limitar el todo (a no ser que se ponga una reja tan tupida que prácticamente sea una plancha sin ningún tipo de agujero) pero en este caso en primer lugar entrará en juego el valor de minimizar el riesgo al máximo y en segundo lugar entrarán las distintas posibilidades de diseño existente en rejas para ventanas correderas para escoger uno u otro y es que se podrán escoger rejas de todo tipo, se podrán escoger rejas de un tramado más cerrado, rejas de un tramado más abierto, etc., etc., etc.

Evitan accidentes

Una de las extensiones a lo que se ha mencionado en las líneas anteriores puede también expresarse para el caso de personas de avanzada edad. Con la edad muchas personas pueden empezar a perder sus capacidades cognitivas, enfermar y sufrir otras circunstancias que les haga realizar actuaciones que pueden poner en riesgo su propia vida. Así, del mismo modo que sucede con los niños, puede ser necesario en personas ancianas poner ventanas con rejas para evitar que sufran riesgo de sufrir accidentes por caídas por la ventana o de que se tiren por ella si sus capacidades ya están muy deterioradas y ya no son conscientes de sus actos.

Una variante de lo anterior pero igualmente útil para el caso que aquí nos ocupa la encontramos en el caso de las personas sonámbulas. Las personas sonámbulas también deberían instalarse sin pensarlo rejas para ventanas correderas, pues de no ser así existe el riesgo de que dormidas puedan abrir la ventana y tirarse por la misma.

En todos los casos anteriores siempre será bueno escoger un modelo de reja corredera en lugar de uno que no lo sea pues nos permitirá la flexibilidad de poder tener la reja cerrada cuando exista el riesgo y, si lo deseamos, de dejar la ventana abierta sin rejas cuando no exista el riesgo.

Y, finalmente, señalar que quienes tengan plantas u otros objetos en la ventaja estas rejas para ventanas correderas también podrán serles muy útiles para evitar caídas accidentales de los mismos por efecto del viento o por cualquier otro motivo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *